Oxígeno (2008)

Todos los temas son de la total autoría de Korneta Suárez, a excepción de “Mezclas raras” de Eli Suárez.

Los Gardelitos

Eli Suárez: Voz y guitarra
Martín Ale:
Bajo y voz
Horacio Ale:
Batería

Grabado por Claudio Romandini en Estudios del Abasto al Pasto entre Julio y Septiembre de 2008
Mezclado y masterizado por Álvaro Villagra en Estudio del Abasto.

Asistencia de guitarras: Alberto “Miyo” Miglioranza
Asistencia de bajos: Sirso Iseas
Asistencia de batería: Gustavo “Bolsa” González

Ilustraciones: Tachi
Diseño Gráfico: Marina Pisano

Producido por Los Gardelitos.

Oxígeno

Tengo la sensación, creo que me ahogaré.
Tengo que respirar, tengo que reventar.
Dame más oxígeno.
Quiero más oxígeno,oxígeno, oxígeno.

Cuidate del mundo

Cuídate que el mundo no te destruya,
cuida bien tu mente de las propagandas,
cuida bien tus manos que son la tierra.

Cuida bien tus hijos que son el tiempo,
cuida a tu mujer y a tus amigos,
cuida tu jardín de las hormigas.

Cuida bien los sueños que te sostienen,
cuida bien tu alma amando siempre,
cuídate de tu propia sabiduría.

Cuídate del viento a mucha altura,
cuida tu cabeza de la locura,
cuida bien tus alas de la policía, nene.

Cuida tu silencio de tus palabras,
no me hablés de cosas en las que no crees,
pero no me ocultes tus pensamientos.

No escuchés la banda que está de moda,
no busqués en libros lo que no ves,
no creas en líderes ni en profetas.

Y no te arrepientas de lo que has vivido,
guarda una esperanza para tu destino,
sigue tu camino sin mirar a otros.

Si te gusta la música no te reprimas,
toca sólo lo que dice tu corazón,
pero nunca toques para estar de moda, boba.

Los Penitentes

Si no estuviera loco no estaría con vos.
Si yo no fuera el viento no querría volar.
El hombre y la mujer separados están.
El frío de este mundo los fulminará.

Y el amor, el amor, el amor, el amor,
esa fuerza que va, que va.
El amor, el amor, el amor, el amor,
es la fuerza que está, que está.

Los jóvenes están presos en su necesidad.
Los crían como ganado o los mandan a matar.
El sexo es algo malo pero la muerte es legal.

Sueños de metal

Las máquinas duermen su sueño de metal
y pájaros cibernéticos invaden la ciudad.
Miles de robots en las playas de uranio
hacia el sur.
Del otro lado de la bahía
descansan los restos atómicos del mundo.
La madre computadora
registra los sentimientos en una pantalla.
El corazón del hombre es
apenas un circuito integrado.
¡Apenas un circuito integrado!

El espíritu del doctor Frankenstein
ilumina el cerebro de los ingenieros
que tratan de construir
ciudades eternas y permanentes,
selvas de plomo y detergentes.
¡Selvas de plomo y detergentes!

Una roca en el humo

Tanta distancia del mar hasta hoy,
tantos misterios y ninguna verdad.
Millones de años y nada se vio,
hicimos las guerras y nada quedó.
Dios está muerto, no hay nadie aquí,
sólo los restos de un mundo infeliz.

Creí que estos hombres sabrían mirar,
que no había preguntas que contestar.
Hicimos las leyes y de nada valió,
creamos ciudades y de nada sirvió.

Y si fuera el infierno, ¿qué dirías, mi amor?
No lo imaginas con tanto confort.
Sin embargo es así,
yo sé que es así,
confortable.
Sin embargo es así,
yo sé que es así,
confortable.

Todas mis cosas las tengo aquí,
entre edificios teñidos de gris.
Todos mis sueños se van al carajo,
en todo este tiempo no han podido ser.

Déjalo todo y vuela hacia el mar,
sólo el camino te puede llevar.
Eres un hombre, ¡y qué solo que estás!
Vuelve a intentarlo y ya no serás
una roca en el humo,
una flor en la lluvia
sin mirada.
Una roca en el humo,
una flor en la lluvia
sin mirada.

Crimen en el autocine

Esa mujer libre y sensual
me hace sentir fuera de mí.
Su corazón, fuego y temor,
y en mi cabeza un gran descontrol.

¡Oh, no! ¡Oh, no!
Su cuerpo es un enigma de Dios.
¡Oh, no!
Su sexo está quemando mi piel.

No, no puede ser.
No, no puede ser.
No, no puede ser.
¡Cómo es el amor!

Mezclas raras

Somos una mezcla rara,
mandamos todo a la concha de su hermana.
No nos importan los horarios, ni los calendarios
que nos dicen que no existe el mañana.

Ahora mismo te entregaré un abismo,
quiero que seas el dueño de vos mismo.
Estoy cansado de pensar qué es lo que va a pasar
si mi mente se vuela un poco más,
si mi mente me lleva un poco más allá.

Y si te digo que no te entiendo nada,
a la salida nos matamos a trompadas,
porque es difícil comprender otra forma de ser
diferente de lo que quiero ver,
diferente de lo que puedo ver en mí.

El cielo desploma sobre nuestras cabezas,
y a nadie le importa si estamos acá.
Bailado junto al fuego, buscando alguna luz
en medio de esta oscuridad.

Somos una mezcla rara,
mandamos todo a la concha de su hermana.
No nos importan los horarios, ni los calendarios
que nos dicen que ya no habrá un mañana.

Ahora mismo te regalo mi abismo,
quiero que seas el sueño de vos mismo.
Estoy cansado de pensar qué es lo que va a pasar
si mi mente se vuela un poco más,
si mi mente me lleva un poco más allá.

Y si decimos que somos diferentes,
seguramente es porque estamos de la mente.
Porque no hay nada más extraño que ser tu adversario
solamente por no pensar igual,
solamente por no sentir igual que vos.

Dueños del poder

Me siento solo, en un mundo extraño,
no reconozco este lugar.
Caras asustadas pasan a mi lado,
y un viento frío en mi corazón.
Dicen algunos que fue la bomba
que aquí en la tierra ya estalló.

Yo lo sabía.
Es que estaban tan locos
esos ricachones
dueños del poder.
¡Más poder!
¡El poder!

Todas las casas están quemadas,
ninguna ventana será abierta al sol.
Sobreviviendo como perros locos,
desesperados por no morir.
Sería mejor que estuvieras muerto
y no presenciaras este final.

Fue hace mucho, ni sé cuántos siglos,
el Hombre vivía feliz aquí.
Pero una parte oscura de su mente
inventó el dinero y la ambición surgió.
Y fueron pocos explotando a muchos,
y en esto basaron la civilización.

Y aunque para algunos fue tan sólo un cuento,
en la montaña se escuchó una voz:
“Ven a mi casa, siéntate en mi mesa,
tomá mi vino, comé mi pan.
Y acércate, yo quiero ser tu amigo,
quiero que aprendamos a compartir.
Fue tanto tiempo de no creer en nada
que ahora es inútil mirar para atrás.”

Volar

Yo los vi venir
desde el cielo
hacia aquí.

Yo los vi llegar
desde lo inmenso
hasta mí.

Y cuando brillaron,
cuando flotaron
comprendí

que pueden volar,
y pueden soñar más alto.
Pueden jugar
y pueden saltar tan alto,
tan alto
como el Sol.

Neanderthal

Hombre de Neanderthal,
eres un astronauta igual.
Hombre de Neanderthal,
tú eres un astronauta igual.

Llevando los sonidos de tribu
a bordo de tu nave espacial.
Eres un viajero que está prisionero,
en busca de un dios ideal.

Los siglos que brillan en tus ojos
anuncian el camino de luz,
sigue navegando, evolucionando,
cargando con tu propia cruz.

Sos un vagabundo
buscando un nuevo mundo,
dispuesto a naufragar
sin tiempo ni lugar.

 

Calles calientes

Calles calientes,
terror en la gente.
Malas noticias,
la muerte es primicia hoy.

Blancas columnas
dibujan tu espejo.
Te sientes lejos
de mi corazón.

Tus ojos muertos,
la luna está oscura.
Ya no me banco más
tanta locura.

No me dejes solo, no lo puedo resistir.
Siento que las sombras se apoderarán de mí.
Tienes que ayudarme a cambiar el mundo.
Déjame ayudarte a cambiar este mundo de mierda.

Donde las lunas despiertan

Ya se marcha el tren a otro planeta,
donde las lunas despiertan.
Ya no quiero ver lo negro del mundo,
prefiero dar vueltas al Sol.
Hasta encontrar la luz que me alumbre,
la ruta que debo seguir.

¡Oh, nena! El Sol quiero ser.
¡Oh, nena! El Sol esta vez.

Quiero ver reír a mi cara de cuervo,
y con mis amigos estar.
Tengo que parar, me estoy asfixiando,
quizás hoy no vaya a trabajar.
Toda la ciudad se mata corriendo,
yo sólo quiero descansar.

El sobreviviente

Te vi muy preocupado pasar por la ciudad,
pensando en tantas cosas que no podés comprar.
El tiempo no te alcanza, Dios te hace dudar;
y las bombas atómicas están por estallar.
El miedo de este mundo es esta realidad:
Los hombres se alejan no quieren perdonar.
El pájaro entre rejas no puede cantar.
Banderas y fronteras no te dejan amar.
Si todas estas mierdas no te hacen reaccionar,
es porque estás tan loco que no vas a escuchar
el llanto de tu hijo que queda sin hogar.
No juegues con el tiempo, que el tiempo se te va.
Hoy puede ser el día en que vamos a explotar.
Y no podrás resistir
Sin amor no podrás sobrevivir.
Es inútil, nadie puede resistir.
Sin amor no podrás sobrevivir
a la guerra del final.

Te sientes tan seguro en tu propiedad,
que crees imposible la guerra del final.
Un mundo confortable en tu imaginación,
quizás porque creíste en la televisión.
Los diarios nunca dicen cuál es la verdad.
Pero ese tipo extraño al que no querés mirar
es la oportunidad que hoy tienes para amar.

 

Comentarios